Picasso: Arte y arena
Lugar: Fundación Picasso Museo - Casa Natal
Dirección: Plaza de la Merced, 15, Málaga, España.
Fecha: Desde el 10 de marzo hasta el 1 de junio de 2009
En los mitos y ritos taurinos se nutre esta exposición que se realiza con los fondos de la propia Fundación Pablo Ruiz Picasso. En ella se pone de manifiesto cuánto de drama y cuánto de belleza hay en la obra taurina de Picasso. Se trata de 39 piezas de las 49 que componen una colección de obras de materia taurina en la que se ofrece una amplia panorámica de la obra gráfica de Picasso, acompañadas por algunas cerámicas con la misma temática taurina.
La muestra incluye una serie de litografías realizadas entre diciembre de 1945 y enero de 1946 en las que Picasso procede a una paulatina y radical simplificación de la figura del toro. Son once estampas que recogen las posibilidades realistas de la expresión, su sometimiento a las normas cubistas y posteriormente su despojamiento según una estética próxima al surrealismo. Complemento de esta serie es la litografía titulada ‘Página de toros’, de diciembre de 1945, que rememora los grandes conjuntos de animales de la pintura rupestre.
Junto a estas imágenes, la exposición recoge representaciones de toros limitadas a la testuz y otras que los representan de cuerpo entero o convertidos en seres alados que juguetean, además de escenas de corrida plenas de dramatismo y movimiento. Junto a estos grabados, los libros ilustrados por Picasso también testimonian su fascinación por los toros, como sucede en las realizadas en 1929 para el libro de Balzac ‘La chef d’oeuvre inconnu’ publicado en 1931.
La exposición está dividida en dos plantas de la Casa Natal, el montaje de la exposición responde a la dualidad de la figura del toro. En la planta baja del edificio, sobre paredes de color albero, es el toro, aislado de cualquier presencia humana, el protagonista absoluto de la muestra. En la misma planta baja, en la sala cuadrada al final del recorrido, se hace un resumen de la visión del toro a través de la interpretación de Picasso: La aguada litográfica ‘El toro negro’ (1947) nos lo muestra de perfil; la litografía ‘Página de toros’ (1945) nos acerca a las concepciones de los murales rupestres al modo de Altamira.
En la primera planta de la Casa Natal, en la segunda parte de la exposición, el toro se convierte en el sujeto de un rito y un ritual: la Tauromaquia. En un entorno más dramático, con paredes pintadas en una tonalidad que mezcla el color de los burladeros con el de la sangre, la exposición se ramifica por tres espacios: la gran sala, el patio y el pasillo.
Para finalizar la exposición, el patio del primer piso exhibe siete cerámicas de Picasso de nuestras colecciones, agrupadas temáticamente en tres vitrinas, dedicadas al picador, al toro de perfil y a la cabeza del toro. Este espacio, pintado hasta media altura en rojo en una referencia conceptual y escénica a la topología de las plazas de toro, tiene enfrente, a la pared que desemboca en este espacio y que constituye el pasillo de esta planta, cinco fotos originales de Hubertus Hierl muestran el rostro, de asombro, emoción e interés, de Pablo Picasso mientras asistía a una corrida de toros en la francesa plaza de Fréjus el 7 de agosto de 1966.