Los toros de Pablo Picasso atraviesan las paredes de su Casa Natal
La paleta de colores a la que se asocia el paso por el mundo de Pablo Picasso da para que un buen día aparezcan las paredes de su Casa Natal pintadas de amarillo albero en una de sus plantas, y de rojo burladero en otra. Dichas tonalidades atraviesan estos días el ambiente que envuelve la exposición 'Arte y arena', con la que la Fundación Picasso del Ayuntamiento de Málaga aborda la relación del genio malagueño con la tauromaquia a través de una amplia selección de obra gráfica, además de libros ilustrados, fotografías y cerámicas.
Así, en la planta baja se pueden admirar piezas en las que está presente la figura del animal, aislado de la presencia humana. Entre ellas aparece una serie de litografías realizadas entre diciembre de 1945 y enero de 1946, en la que el toro se va simplificando hasta adquirir como en otra de las obras presentes en la sala, la titulada ‘Página de toros’, un aspecto que a algunos «recuerda a las pinturas rupestres de Altamira», según recalcó la directora de la Casa Natal, Lourdes Moreno.
En este apartado, la confección artística del animal estuvo guiada por referencias mitológicas o mediterráneas, que en algunos casos se mezclan con alusiones literarias como la de 'La Celestina' u otras que representan «ese mundo muy español y tan castizo» en el que tantas veces desembocó el creador en «el ir y venir» que empujó su obra.
Asimismo, en la Casa Natal se reproducen textos que hacen ver al visitante ese primer encuentro con la fiesta taurina que tuvo en aquella Málaga de «percheles» en la que fue a sus primeras corridas de toro cuando todavía era un niño de la mano de su padre, el también pintor José Ruiz Blasco.

Luego, en la primera planta del edificio, saltan a la palestra creaciones con la que Picasso evocó el mundo de los festejos taurinos. En ellas, según explicó Moreno, se observan piezas como las que «funden con cierta confusión los cuerpos del picador, el toro y el caballo, inmersos en la lucha entre animales».
A renglón seguido, cinco fotografías de Hubertus Hierl muestran las muecas y expresiones con las que el artista malagueño reaccionó a la evolución de una corrida de toros que presenció en la plaza francesa de Fréjus en agosto de 1966. Finalmente, el colofón a este itinerario expositivo lo ponen siete cerámicas que el espectador verá diferenciadas en vitrinas dedicadas a las temáticas del picador, el toro de perfil y la cabeza del toro, respectivamente.
Como complemento a esta exposición se celebrará durante el presente mes de marzo un ciclo de conferencias titulado ‘Toros, una visión cultural’ y que servirán de preámbulo a la primera corrida picassiana, que contará con los diestros Francisco Rivera Ordóñez, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ y Sebastián Castella como protagonistas de un festejo que se celebrará en La Malagueta el 11 de abril